Title Image

El kaki y tú

En la Denominación de Origen queremos que disfrutes de todo el sabor y calidad del kaki bajo la marca registrada Persimon®. Para ello te aconsejamos seguir estas indicaciones:

Consejos de compra

  • Madurez adecuada

    A la hora de comprar los primeros kakis del año, asegúrate de que estos tienen la madurez adecuada. Algunos operadores, en su empeño para llegar cuanto antes al mercado, suelen enviar kaki que todavía está demasiado verde, por lo que la calidad del mismo es bastante baja. Si cuando vas a comprar un kaki, este tiene más superficie de color verde que anaranjada, seguramente estará inmaduro y no apto para su consumo.

  • Inicio de campaña

    Al iniciarse la campaña es normal que el kaki mantenga una zona verde alrededor del cáliz. Si el resto de la fruta tiene un color anaranjado, el kaki se puede consumir sin problemas. Recuerda, solo en el caso de que tenga más superficie de color verde que anaranjada, es cuando no deberías comprarlo.

  • Fecha límite

    La Denominación de Origen establece todos los años una fecha límite a partir de la cual se puede elaborar fruta certificada y con la marca “Persimon®”. Así nos aseguramos de que todo el producto que llega al consumidor lo hace cuando está en perfectas condiciones. Hasta que la fruta no tiene la maduración adecuada, la Denominación de Origen no autoriza elaborar producto certificado.

  • Color

    Hay que tener en cuenta que la coloración de la piel puede ser más o menos intensa dependiendo del momento de la campaña. La campaña del “Rojo Brillante” se desarrolla durante 4 meses, por lo que el estado de maduración y coloración varía según el momento.

  • Marcas en la piel

    El kaki es una fruta muy sensible, por lo que es habitual encontrar defectos superficiales sobre la piel de la fruta en forma de pequeñas heridas o roces que dejan marcas en la piel. El roce de las ramas y hojas durante el periodo de crecimiento del fruto es más que suficiente para que se produzcan estos defectos.

  • Zonas más oscuras

    Es habitual encontrar zonas pardeadas debajo de la piel. Si cuando pelas el kaki encuentras estas zonas pardeadas o más oscuras, no te preocupes, es normal y no afecta en nada a la calidad del fruto.

  • Manipulación

    Cuando estés en una tienda, si la venta de kaki se realiza a granel, intenta manipularlos lo menos posible. Un exceso de manipulación, o esa tentación que tenemos muchas veces de presionar la fruta para ver si está dura, hace que con el paso de los días esta fruta muestre peor aspecto. Para evitar que los consumidores que llegan después de nosotros se encuentren los kakis dañados, evita tocarlos en exceso.

¿Cómo conservarlo?

  • Listos para comer

    Recuerda que los kakis de la marca “Persimon®” están listos para consumir. No tienes que esperar a que maduren, aunque puedes dejarlos algún tiempo en tu frutero si quieres un mayor grado de madurez, pero no esperes a que se hagan blandos totalmente. El “Persimon®” no siempre conseguirá hacerse completamente blando. Además, si pasa demasiado tiempo hasta su consumo pierden calidad.

  • Kaki Classic

    Si lo que prefieres es un kaki tradicional o “Classic”, debes comprarlos sin que se les haya eliminado la astringencia. Así es como más disfrutarás de la versión tradicional del kaki “Rojo Brillante”. Si cuando compras kaki “Classic” quieres ayudarlo a que madure, puedes ponerlo junto a manzanas o plátanos para acelerar el proceso de maduración.

  • No meter en nevera

    No es conveniente guardar los kakis en la nevera. Aunque sí puedes congelarlos ya pelados y en gajos si quieres utilizarlos más tarde o vas a preparar algún plato en el que necesites que esté congelado, por ejemplo, para la elaboración de un sorbete. Ten en cuenta que cuando descongelas el kaki, si no lo vas a cocinar, cuando lo consumes crudo después de la congelación suele perder bastante sabor.

  • Recetas

    En cuanto a los consejos en la cocina, consulta la sección dedicada a recetas. Allí te contamos cómo utilizarlos adecuadamente y los principales usos que le puedes dar para elaborar magníficas recetas, todas ellas muy sencillas y sabrosas.

¿Cuándo comprarlo?

El periodo de comercialización del kaki suele ir de principio de octubre hasta finales de enero, aunque las fechas pueden variar según la climatología de cada campaña.

Fuera de estas fechas es posible encontrar otras variedades de kaki, incluso en los meses de abril a junio. Estos kakis son de otras procedencias, principalmente de Sudamérica o Sudáfrica.