Calidad e innovación

La política de calidad de la Denominación de Origen es clara: ofrecer el mejor kaki posible cumpliendo con los requisitos establecidos en su Pliego de Condiciones, todos ellos adicionales a la legislación vigente en materia de alimentación.

Siguiendo este objetivo y no conforme con ello, la Denominación de Origen ha realizado desde sus inicios distintos convenios con las diferentes administraciones y centros de investigación como el IVIA, AINIA, IATA o la Generalitat Valenciana, para el estudio y mejora en el cultivo del kaki a lo largo de todas sus fases.

El respeto por el entorno en el que se cultiva es clave para ofrecer un kaki con la máxima calidad.

Todo este esfuerzo nos permite tener un sistema de calidad integral que nos ayuda controlar todo el proceso del cultivo del kaki, desde su plantación hasta que llega al consumidor, con un objetivo claro: ofrecer el mejor kaki, con total seguridad y respetando al máximo el privilegiado entorno en el que producimos.

Porque un producto certificado por la Denominación de Origen es sinónimo de calidad y garantía.